sábado, 18 de junio de 2016

Pague 12 lleve 2

El mes pasado no fue tan malo para algunos negocios, comparado con la triste racha de los meses anteriores. Muchos clientes buscamos ahorrar el incremento del IVA que entró en vigencia desde el primero de junio.

Cuando compramos en mayo lo que podíamos comprar después e identificamos como pérdida o ganancia unos dolaritos, estamos haciendo cuentas mentales. Al ser cientos de esas operaciones las que hacemos diariamente, nos creemos duchos, pero la evidencia nos dice lo contrario.

A todos nos duele más gastar 10 dólares ganados con nuestro trabajo que el mismo billete cuando aparece en el bolsillo del pantalón. Sin importar de dónde provienen, contablemente son 10 dólares, por lo que asignarles usos diferentes no tiene nada de racional. Tampoco lo tiene que estemos dispuestos a pagar más cara la misma radio o alfombra si estamos comprándola junto a un carro o a una casa, respectivamente, que por separado. Aunque creemos que tomamos decisiones racionales, décadas de experimentos y varios Premios Nobel mediando, sabemos hoy que no siempre es así.

Enhorabuena dentro de nuestra irracionalidad también hay certezas: una importante es que aborrecemos perder un dólar más de lo que disfrutamos ganarlo. Otra, que nuestra mente procesa incrementos o decrementos sobre un valor de referencia, prefiriendo cálculos relativos que absolutos.

Como el SRI afirma que en mayo recaudó bastante más por IVA que en los meses anteriores, recordé estas reglas que cualquier atento lector sabrá aprovechar en sus negociaciones, tanto como lo ha hecho el Gobierno al diseñar e impulsar la ley.

Todos quienes decidimos “ahorrar” dos puntos de IVA contabilizamos mentalmente una eventual pérdida y comparamos un estado futuro con el estado actual. Pagamos doce puntos por ahorrar dos, en un momento de escasa liquidez, por ponerlo de alguna forma.

Podemos evaluar juntos si el Estado, las empresas o los ciudadanos hicieron el mejor negocio. En un año, cuando se supone que se revertirán los dos puntos adicionales del IVA, veremos si estamos más afinados con nuestras cuentas mentales.

1 comentario:

pqf852idhf dijo...

The introduction of CNC systems has had a major impact on the design of machine instruments. The increased value of machine instruments requires greater utilisation; for instance, instead of a handbook machine operating for a single shift, a CNC machine may be be} required to run frequently for an prolonged interval. The penalty for that is that the machine must be designed to face up to the extra wear and tear. It is possible for CNC machines reduce back} the non-productive time within the operating cycle by the appliance of automation, such because the loading and unloading of parts electrical tape and gear altering. Inspection probes can also be|may also be|can be} saved, allowing in-machine inspection. In a machining centre fitted with automated part altering, parts can be introduced to the machine on pallets, allowing for work to be removed from an space of the machine with out stopping the machining cycle.